Quiero dejar de fumar

…Pero no lo consigo (Segunda parte)

En esta Segunda parte de “Quiero dejar de fumar …Pero no lo consigo” vamos a avanzar un poco más en ese proceso que se desarrolla cuando nos planteamos dejar de fumar.

Decíamos en la Primera parte de este artículo sobre los intentos de dejar de fumar y las dificultades que acarrea, que la mayoría de las veces que cojes un cigarrillo lo haces de forma automática, asociada a situaciones concretas: cuando estás hablando por teléfono, después de tomar café, etc. Y, muchas veces, encendemos un cigarrillo sin tener ganas de fumar ni saber muy bien por qué.

Tenemos muchos comportamientos “automáticos”

El cerebro ha aprendido a lo largo de nuestros años a funcionar así, y con ello nos facilita la vida. ¿Puedes imaginar cómo sería la vida si tuvieras que tomar decisiones para cada uno de los movimientos o actos que realizas?. La función “piloto automático” de nuestro cerebro es la que nos permite realizar con fluidez actos complejos, algunos en simultáneo y, en definitiva, desenvolvernos como lo hacemos. Aunque esta facilidad también nos comporta algunos inconvenientes como, por ejemplo, automatizar algunos hábitos y comportamientos que no son tan convenientes para nuestra salud, ya sea fumar o sostener cualquier otra adicción del tipo que sea.

Hemos dicho que el cerebro funciona así por haberlo aprendido tras comprobar la repetición de nuestros actos. Cuando dejamos de fumar la función racional de nuestro cerebro, llamémosle así para distinguirla de nuestra función “automática”, SÍ sabe cuál es nuestro deseo y nuestra intención, incluso nuestros esfuerzos están alineados para conseguirlo, pero es habitual descuidar algo fundamental en el proceso: el papel de la función “piloto automático”. Nuestro cerebro tiene que saber que a partir de hoy nuestros comportamientos van a ser distintos de los hasta ahora habituales, ya que si no es así el cerebro va a intentar que sigamos repitiendo lo mismo que hasta ese momento, es decir, que sigamos fumando.

Para dejar de fumar tenemos que “desaprender”

Dicho de otra forma: nuestro cerebro tiene que desaprender lo que ya sabe en relación a nuestros actos como fumador, y volver a adquirir nuevos aprendizajes que irá automatizando de forma paulatina hasta alinearse también con nuestra nueva forma de vida. A esto le llamamos cambiar el hábito, pero en realidad es un proceso de desaprendizaje y nuevo aprendizaje que nuestro cerebro tiene que llevar a cabo y asimilar.

Por eso, el proceso para DEJAR DE FUMAR CON LÁSER, desde la visión integral u holística que en NATUR LÁSER ponemos a disposición de las personas que han tomado la firme decisión de DEJAR DE FUMAR, conlleva las fases siguientes (además de otras):

  • Acompañar y asesorar a la persona fumadora en la toma de conciencia sobre su adicción, es decir, su patrón como fumador, su nivel de adicción, y la interacción de otros factores ajenos a la adicción que puedan estar influyendo en su comportamiento.
  • Reducir mediante las sesiones de Terapia Láser las ganas de fumar, los niveles de ansiedad por fumar o “craving”, los síntomas de irritabilidad y mal humor, los trastornos del sueño, los episodios de frustración y tristeza, y el posible aumento del apetito.
  • Reforzar mediante la aportación de suplementos alimenticios naturales nuestro sistema nervioso, neurovegetativo, y endocrino, que están involucrados en el proceso de deshabituación del tabaco.
  • Incentivar la realización de actividad física no habitual al aire libre de forma moderada, para facilitar la liberación de toxinas y la absorción por nuestro organismo de Vitamina D y antioxidantes naturales.
  • Mantener alerta el cerebro “racional” sobre el proceso de cambio que se está llevando a cabo en muchos de los ámbitos de nuestra vida, mediante técnicas de relajación y/o meditación. sobre el proceso de cambio que se está llevando a cabo en muchos de los ámbitos de nuestra vida, mediante técnicas de relajación y/o meditación.
  • Ayudar a entrenarnos para que nuestro cerebro “desaprenda” todo lo anterior relacionado con nuestro hábito de fumar, y empiece a trabajar alineado con nuestros deseos y nuestra nueva vida de ex-fumador.

Si quieres dejar de fumar, puedes conseguirlo

Por todo esto, la afirmación: “Lo he intentado de todas las formas, pero no tengo voluntad” no es acertada, más bien debería ser: “Lo he intentado de muchas formas pero no he debido hacerlo bien del todo”. Es así, no lo dudes, si no lo has conseguido es porque no se ha hecho de forma correcta, y si esto ha ocurrido es porque no habías terminado de comprender con profundidad y asimilar todas las partes del proceso. Hay que volver a intentarlo porque todo el que verdaderamente quiere dejar de fumar, puede conseguirlo.

No confundas la falta de una fase fundamental del proceso para DEJAR DE FUMAR con tu falta de voluntad. Esto no tiene que ver.

Desde Natur Láser decimos a todos los fumadores y fumadoras: No creas esta falacia, todo el mundo puede (y debería) desapegarse del tabaco, DEJAR DE FUMAR, romper la cadena que le amarra al tabaco; en otras palabras: Liberarse, mejorar la calidad de vida, ganar autoestima y salud, en definitiva todos tenemos derecho a CRECER.

Por eso, hoy puede ser un buen día para tomar la mejor decisión: DEJAR DE FUMAR. Adelante.

Infórmese sin compromiso: Telf. 954 96 35 78. Contactar

© 2016 Natur Láser